Se cumplen 100 años de la primera Feria de Muestras de Barcelona

Este mes de octubre se conmemoran los 100 años de la primera Feria de Muestras de Barcelona, creada para promocionar la industria y el comercio, convirtiéndose en el precedente más cercano de las ferias como las conocemos en la actualidad y que, junto con las grandes exposiciones de 1888 y 1929, forma parte de la historia de Fira de Barcelona y de la tradición ferial de la ciudad. La Feria de Muestras de 1920 supuso la gran cita ferial internacional tras la I Guerra Mundial y situó a Barcelona en el mapa de Europa.

Celebrada en el Palau de Belles Arts, junto al Parc de la Ciutadella, y el Saló de San Joan (actual paseo de Lluís Companys), la Feria de Muestras de Barcelona se inauguró el 23 de octubre de 1920 y abrió al público del 24 de octubre al 10 de noviembre. Reunió a 250.000 visitantes y contó con la participación de 1.243 expositores, el 10% internacionales procedentes de Italia, Francia, Suecia, Inglaterra, Austria, Holanda, Bélgica, EEUU, Argentina, Suiza y República Checa.

Destacamos algunos de los datos más relevantes (Fuente: Archivo General de Fira de Barcelona):

  • El cartel fue obra del artista valenciano Pasqual Capuz, considerado uno de los mejores cartelistas de la mitad del siglo XX.
  • Se generaron 15 millones de pesetas (90.361 euros) en transacciones económicas, lo que evidenció el dinamismo comercial de la Feria de Muestras de Barcelona.
  • La publicidad fue herramienta esencial de su promoción: se distribuyeron por todo el mundo más de 40.000 carteles, dípticos y anuncios publicitarios.
  • El precio de la entrada era de 1 peseta.
  • Se presentó el stand como espacio de exposición, abriendo una nueva era en el paisaje ferial. Muchos de ellos fueron decorados por el prestigioso dramaturgo y escenógrafo Adrià Gual. Se diseñaron 5 modelos estándar, personalizables por el cliente.
  • La I Feria de Muestras supuso una revolución en el mundo ferial desde un punto de vista conceptual y organizativo: se centralizaron los servicios al expositor y visitante, se estandarizaron los espacios de exposición, y se apostó por la colaboración de administraciones y la ciudadanía para contribuir al éxito del proyecto.
  • Fue escaparate internacional de las innovaciones de la época, ligadas a la economía moderna y el consumo: automóviles, medicamentos, moda y productos de belleza, máquinas de escribir y de calcular, vinos y espumosos, equipamiento para cocina y baño, juguetes mecánicos, material fotográfico y cinematográfico, etc. Entre las más destacadas, se presentó una máquina de escribir eléctrica que generó la admiración de los visitantes.
  • En el marco de la I Fira de Muestras de Barcelona se celebró el Salón de la Moda, considerado ell primer certamen de este sector en España y uno de los primeros de Europa.
  • Se organizaron servicios especiales para alojar a los visitantes forasteros y se elaboraron guías turísticas de la ciudad.
  • La prensa internacional remarco el carácter cosmopolita de la ciudad y su capacidad para organizar grandes eventos.
  • Durante los días de celebración de la Feria de Muestras, se organizaron conferencias y actos culturales en la ciudad. El compositor Pau Casals actuó con su orquesta, creada también en 1920, en el Palau de la Música con motivo del evento.
  • En su quinta edición (1924), la Feria de Muestras se trasladó a Montjuïc, a las instalaciones y terrenos que acogerían en 1929 la Exposición Internacional de Barcelona.

Barcelona, octubre de 2020